Cine: La importancia de llamarse Oscar Wilde

Desde VisitGayBarcelona os recomendamos «La importancia de llamarse Oscar Wilde». La película está basada en los últimos años de vida de Oscar Wilde, una de las figuras más destacables de la literatura inglesa que fue injustamente acusado, vejado y apartado de la escena en sus últimos años de vida por la condición de ser gay. Dirigida y protagonizada por Rupert Everett, ha tenido un muy buen recorrido en festivales y ha sido nominada a los premios de Cine Europeo y British Film Awards. Con un cast internacional con Colin Firth, Emily Watson, Tom Wilkinson de secundarios. Además estará presente en el BCN Film Festival con la presencia del mismo director y actor protagonista. Una película aparte de su figura como novelista y escritor retrata la injusticia que vivió por su condición homosexual.

Sinopsis:

En la habitación de un hotel barato en París, Oscar Wilde (Rupert Everett) yace en su lecho de muerte cuando el pasado lo invade, transportándole a otros tiempos y otros lugares. ¿Fue alguna vez el hombre más famoso de Londres? ¿O fue el artista crucificado por una sociedad que un día lo adoró?. Ante la angustia de la muerte, Wilde repasa el intento fallido de reconciliarse con su sufrida esposa, Constance (Emily Watson), su fatal relación amorosa con Lord Alfred Douglas (Colin Morgan) y la calidez y la devoción de sus amigos Reggie Turner (Colin Firth) y Robbie Ross (Edwin Thomas), quienes intentaron salvarle de sí mismo. La importancia de llamarse Oscar Wilde es un retrato del lado oscuro de un genio que vivió y murió por amor en los últimos días del siglo XIX.

Rupert Everett (La boda de mi mejor amigo, Shakespeare enamorado, Inspector Gadget, Un marido ideal) dirige esta película en la que también encarna a Oscar Wilde, en un auténtico tour de force interpretativo. Colin Firth, Colin Morgan, Emily Watson, Edwin Thomas y Tom Wilkinson completan el impecable reparto del film.

Nominada a los European Film Awards (Mejor actor) y a los Premios de la Crítica de Londres (Mejor película, Mejor actor, Mejor director), su premiere española tuvo lugar en el Festival de Sevilla.